Existe la obligación legal de recoger un protocolo para prevenir el acoso sexual y el acoso por razón de sexo. El art. 48 de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, establece que todas las empresas deberán promover las condiciones de trabajo que eviten el acoso sexual o el acoso por razón de sexo, y arbitrar procedimientos específicos para ejecutar las denuncias o reclamaciones de quiénes lo sufran y para su prevención, como por ejemplo, códigos de buenas prácticas, campañas informativas y/o formativas.

LA FORMACIÓN DE GÉNERO. UN VALOR INDISPENSABLE
Los cursos de formación de género y prevención de acoso sexual, permite una toma de conciencia respecto a la importancia de alcanzar la igualdad. Conforman el primer paso para la erradicación de estereotipos de género y prevención de conductas que atentan contra el derecho a la igualdad. Se crean redes de coeducación, mejora el ambiente de trabajo, reduce la conflictividad, aumentando la productividad, reforzando el capital humano y aportando a la empresa un valor añadido en el marco igualitario.
Evita sanciones contempladas por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social